El Abanca Ademar afronta la última visita de la primera vuelta y de 2016 con la intención de evitar cualquier exceso de confianza ante el penúltimo clasificado, Frigoríficos del Morrazo, a pesar de que los gallegos tan solo hayan sumado dos victorias.

 

Los leoneses, tras la victoria en el duelo autonómico ante el Atlético Valladolid Recoletas, quieren cerrar la primera vuelta con dos triunfos que no solo apuntalen la tercera plaza que ahora ocupan, sino que, en función de lo que haga el Naturhouse La Rioja, que mañana recibe al Fraikin Granollers, puedan incluso asaltar la segunda posición.

 

Con la mirada puesta, no solo en la despedida de la primera vuelta en otro duelo de rivalidad ante el Villa de Aranda, sino también en la Copa ASOBAL donde volverán a ser los anfitriones, los ademaristas quieren continuar por la buena senda de resultados donde tan solo encajaron la derrota, y muy ajustada, en el Palau Blaugrana, que se une a la que sufrieron ante Anaitasuna.

 

La plantilla del equipo leonés contará con la conocida ausencia del central brasileño Acacio Marqués y con jugadores que han ganado protagonismo en las últimas jornadas como el guardameta Ignacio Biosca @nachobiosca o el lateral zurdo David Fernández.

 

Para el técnico Rafael Guijosa su rival es más peligroso de lo que indica su clasificación “y cuando se suelte, seguramente podrá aspirar a posiciones en la mitad de la tabla hacia arriba, porque tienen plantilla suficiente para mejorar su posición”.

 

Por eso, intentarán explotar al máximo esta complicada clasificación, en puestos de descenso, “para hacerles notar la presión desde el principio y que no sean capaces de entrar en el partido”.

EFE