A pocos día del inicio de la Liga Sacyr ASOBAL, el equipo sigue preparando con ilusión la primera jornada ante el Balonmano Antequera y más tras el gran partido de la Supercopa. El equipo, capitaneado esta temporada por Jaime Fernández, buscará sumar los dos primeros puntos en casa para seguir confirmando las buenas sensaciones.

El próximo sábado a las 18.30 en el Palacio de los deportes de León dará comienzo la nueva temporada 21/22 y otra oportunidad de demostrar el nivel de la supercopa “llegamos con buenas sensaciones y más después de una pretemporada donde ha ido en línea ascendente” asegura Jaime Fernández a la vez que afirma que al equipo aun le falta para estar a su máximo nivel “más allá del partido contra el Barcelona que fue un partido que ilusiona por el nivel mostrado, a este equipo aun le queda por crecer”.

Una buenas sensaciones que han ido fraguándose poco a poco y con mucho trabajo desde el inicio de la pretemporada, pero que ya empiezan a verse los frutos “a día de hoy estoy muy muy orgulloso de mis compañeros, estamos haciendo un trabajo muy bueno, con ilusión”. Pero a su vez el equipo, en palabras del capitán, tiene dentro un afán por mejorar lo realizado “se palpa en el vestuario unas ganas de hacerlo lo mejor posible, por crecer, por mejorar.

Sensaciones que viene acompañadas de un gran ambiente dentro del vestuario “el vestuario está muy unido, y más cuando llega tanta gente de fuera, la gente se está adaptando muy bien aquí y poco a poco van aprendiendo el español que saben les ayudará. Un vestuario en el que tendrá que liderar de la mano de su recién estrenada capitanía que ha adquirido con mucha ilusión y cargado de energías para ayudar a los demás “con ganas de poder ayudar al equipo en lo máximo y teniendo un equipo tan joven poder ayudar a los nuevos a nivel deportivo y en lo personal”

Aunque la duda, con un equipo tan joven, es hasta donde puede llegar el equipo, un límite que Jaime lo tiene claro “aspiramos a poder hacer cosas muy bonitas, al final poco a poco hemos ido despejando las incógnitas del inicio y se ve que este equipo no tiene techo y más con las ganas que le ponen en cada entreno y partido”. Un techo como el del Palacio, que tras un par de años duros tanto el equipo como Jaime espera que se llene de voces coreando al equipo “un Ademar León sin su gente no es nada” y más si cabe para llenarse de ilusioón y dejar atrás los malos momentos causados por la pandemia “tras dos años complicados para la práctica deportiva ojala este año haya más suerte y puedan acudir a las gradas que seguro que este equipo les ilusionará con su juego y con su entrega”.

Foto: Javier García Díez