Dani Gordo: “Recibí un máster de Cadenas y ahora estoy haciendo la parte práctica”

Tras pasar por las categorías inferiores y ser la mano derecha de Manolo Cadenas, Dani Gordo cogió las riendas de un club histórico como Ademar. Su meta no es otra que la de enganchar a la afición con un proyecto basado en esa fábrica inagotable de talentos que es la cantera ademarista. El equipo más joven de la Liga ASOBAL es séptimo a sólo 3 puntos de Europa. Para ser su primera temporada al frente del primer equipo, no le va nada mal, ¿no?

Estamos intentando día a día con nuestro trabajo que el Ademar, en este año de reconstrucción, sea fiel a todo lo que significa el balonmano en León. Intentamos seguir emocionando al aficionado. A nivel de objetivos, vamos partido a partido. Damos lo mejor de nosotros mismos. Por tener la plantilla más joven de la liga, no hay que caer en la inmediatez del halago o de la crítica. Debemos ser más comprensivos porque la juventud tiene derecho a equivocarse y es lo único que se corrige con el tiempo.

El año pasado, el equipo quedó cuarto en Liga y accedió a Europa. ¿Cómo de importante es para el club que el nombre de Ademar vuelva a estar en Europa el año próximo?

Es nuestra máxima aspiración deportiva en la presente temporada. Para nosotros, lo principal era ganar credibilidad después de todo lo que supuso la casi desaparición del club. Competir en Europa y que se siga hablando de Ademar y de León es muy importante. De cara a la temporada que viene, intentaremos luchar por estar ahí.

Cuando llegó hace 8 años, ¿se imaginaba llegar a ser entrenador del primer equipo tan pronto?

Llegué a León atraído por lo que significa Ademar y el balonmano en León. Siempre me impresionó y me cautivó. Yo soy de Valladolid. La repercusión que tiene allí el balonmano no tiene nada que ver con la que tiene en León. Aquí todo lo que tiene el apellido Ademar tiene otro estatus. Nunca jamás me planteé que el fin era ser primer entrenador. He ido creciendo a nivel profesional y fruto del trabajo diario, de la perseverancia, de la suerte y de la gente que se ha preocupado porque a mí me fuera bien, he llegado donde estoy.

¿Qué significa la figura de Manolo Cadenas en la trayectoria profesional y personal de Dani Gordo?

Manolo Cadenas es un referente para mí. El año pasado tuve la gran suerte de recibir un máster. Él ha sido mi figura referente durante todo mi periodo de formación. Recibí un máster de Cadenas y ahora estoy haciendo la parte práctica. Me apoyo en Manolo porque tengo la gran suerte de seguir en contacto con él. Gracias a la experiencia del año pasado, tenemos una bonita amistad.

¿Cuesta volar solo tras haber sido la mano derecha de Cadenas?

La verdad es que sí. Supone una responsabilidad. Un reto. Es muy agradecido que se acuerden de ti para una empresa tan difícil como es liderar un proyecto como el de Ademar esta temporada. El año pasado la exigencia era continua. Si algo tiene Manolo es que es capaz de sacar lo mejor de los que tiene a su lado. Conmigo no fue menos. Una vez que he asumido el reto, cada vez es muchísimo más fácil y más llevadero.

En más de una entrevista se refiere a la presente temporada como “el año 0 de Ademar”. ¿El principal objetivo es reenganchar a la afición?

La afición de León está siendo tremendamente comprensiva con la situación. Al club lo ha salvado el tirón social que tiene en León y una junta directiva que tuvo la valentía de ponerse al frente del club en un momento complicado. Debemos devolver al club donde su afición y la ciudad de León merecen ver a Ademar.

¿La afición y la cantera son los mejores activos del club?

Es el hecho diferencial que tenemos respecto a otros clubes. Ademar, desde hace tiempo, es un club que forma jugadores. En las diferentes selecciones, tanto autonómicas como nacionales, siempre hay jugadores de León. Ser fieles a ese modelo de trabajo ha sido una garantía de éxito. En estos momentos de austeridad, poder tener esa cantera privilegiada nos permite subsistir.

¿Qué opinión le merece la exitosa campaña #Soyademar?

Es una iniciativa de gente muy cercana al club. Quisieron colaborar con el movimiento “SOS Ademar”. La campaña en sí me parece muy innovadora porque no se había hecho, hasta entonces, en el mundo del balonmano. Todas las iniciativas que necesiten a la masa social de León serán sinónimo de un gran acierto porque la afición se implica al máximo. Nos reinventamos echándole imaginación. Ademar tiene que subirse a ese tren porque nos puede llevar a un buen destino.

En el terreno estrictamente deportivo, Carrillo anotó 10 goles ante el Globalcaja Ciudad Encantada. Casi el 50% de los 23 goles que marcó Ademar en Cuenca. ¿El equipo tiene Carrillo-dependencia? ¿Se puede no depender del máximo goleador de la Liga ASOBAL?

Es un orgullo para nosotros que un jugador de León sea el pichichi de la Liga ASOBAL. José Mario ha dado un paso adelante muy importante este año. Ya lo dio el año pasado tras la salida de Felipe Borges a Montpellier a media temporada. Ahora lo ha dado a todos los niveles. Pese a su juventud, es un veterano. Ojalá pudiéramos tener Juan Castro-dependencia u otras dependencias. Intentamos que los pasos de Carrillo los sigan otros jugadores.

Ademar ha ganado 12 puntos en casa y 7 fuera. ¿Cuál es la asignatura pendiente del equipo para escalar posiciones en la tabla?

Nuestra asignatura pendiente es la regularidad. No tanto el hecho de ganar fuera de casa o en casa. El equipo está compitiendo bien fuera. Prueba de ello es el partido en Cuenca, independientemente del resultado. Hemos empatado en Cangas, hemos perdido por la mínima en La Catedral y por dos goles en Valladolid. El único resultado adverso, más allá de los duelos ante el FC. Barcelona, fue el partido ante BM. Huesca. En casa, hemos perdido ante FC. Barcelona, BM. Aragón y Naturhouse La Rioja y dos empates ante BM. Huesca y Globalcaja Ciudad Encantada. Fruto de nuestra juventud, unos días son muy buenos y otros, esa misma juventud, nos juega una mala pasada. Debemos asentar el equipo y el juego. Nos falta experiencia. No podemos asumir ciertos riesgos. Los riesgos que asumimos es poner al frente del equipo a Alberto Molina o Diego Piñeiro. Estamos orgullosos de correr riesgos deportivos con gente de la casa.

En Europa, con 3 puntos sumados en las dos primeras jornadas, ¿el equipo está siendo más competitivo de lo que se esperaba?

Para nosotros ha sido una sorpresa competir en Europa de la manera en la que lo estamos haciendo. Nos tomamos la competición europea como una parte más de nuestro aprendizaje. Disputarla es un premio al trabajo que hizo la plantilla de Ademar la temporada pasada. Con nuestro trabajo, tratamos de devolverles su sacrificio. Nuestros jugadores van creciendo en este tipo de competiciones.

TSV Hannover-Burgdorf acabó sexto en la Bundesliga de la pasada campaña. ¿Considera que fue el “tapado” en Alemania?

Es un club que lo está haciendo bien. Va de menos a más. Mantiene un bloque de jugadores y de técnicos. Fue uno de los clubes revelación a nivel europeo. El Hannover es un club que va creciendo. Ahora han incorporado a Álvaro Ferrer, un jugador que tiene muchísima experiencia en Liga ASOBAL y una trayectoria impecable. Los clubes alemanes tienen mucho poderío.

¿Le sorprende que TSV Hannover no haya puntuado todavía y le preocupa que llegue a León tan necesitado de puntos?

Lo que más me preocupa es mi propio equipo. Debemos ser fieles a una idea y a un estilo de juego. A partir de ahí, buscaremos ser lo más competitivos posibles ante un rival muy complicado. El Hannover necesita puntuar y eso les hace, si cabe, más peligrosos. Queremos que, en León, nuestra afición se siga divirtiendo y siga vibrando con grandes tardes de balonmano. Es nuestro objetivo más complejo. Ojalá nuestro aficionado salga del Palacio emocionado y satisfecho con su equipo.

El partido servirá para que la afición de Ademar se reencuentre con dos ex ademaristas. ¿Usted juega con ventaja al conocer tan bien a dos de los jugadores rivales?

Para nosotros será un orgullo recibir a dos ex ademaristas como siempre hacemos en el Palacio de los Deportes. Imagino que ellos intentarán hacer su trabajo de la manera más profesional posible. Sí que es cierto que tanto Juan como Álvaro dejaron muy buen sabor de boca en León.

Los 10 últimos títulos de la EHF Cup han ido a parar a Alemania y la final se juega en Berlín. ¿El guión está escrito o puede haber sorpresas?

Este año hay otras ligas que están creciendo como la polaca, la francesa o incluso la húngara con el Pick Szeged. Ellos son los candidatos serios a la Final 4 y a hacer frente a la hegemonía germana. Los alemanes tienen un potencial muy grande pues tienen los presupuestos más importantes a nivel europeo. El Pick Szeged, con el potencial que ha aportado Juan Carlos Pastor, es un candidato a ponérselo difícil a los alemanes.