El pivote castellano-manchego se ha convertido en la primera cara nueva del equipo de Manolo Cadenas. Rubén llega al ABANCA Ademar tras defender la elástica del BM Benidorm la pasada temporada.

El joven jugador de 2,03 llega para reforzar el puesto del pivote, donde compartirá puesto con Gonzalo Carou, y como afirmó él con la asignatura pendiente de “mejorar en defensa”. Marchán llega con ambición al equipo leonés y no duda en apostar por estar el año que viene entre los puestos más altos de la competición “Tenemos equipo de sobra para que el Ademar esté entre los tres primeros y dar el salto a Europa”.

Un refuerzo que llega con ganas de defender el escudo del club y de trabajar con Manolo Cadenas; esperando que este año pueda ser un salto de nivel para él, “Supone un gran paso hacia adelante, no solo por venir a un club que lucha por los puestos de arriba, sino por debutar en una competición europeo”.