[vc_row][vc_column][vc_column_text]Los pasados días 26 y 27 de agosto, el pabellón ‘Huerta del Rey’ de Valladolid fue el escenario de la disputa de la I Copa de Castilla y León de balonmano. Abanca Ademar León, Recoletas At. Valladolid, MMT Seguros BM Zamora y BM Villa de Aranda, fueron los protagonistas de una competición que nace con vocación de continuidad y con la clara intención de seguir fomentando el balonmano en la Comunidad, que cuenta con tres equipos en Liga Asobal (Abanca Ademar, At. Valladolid y BM Zamora).

El sorteo de semifinales, disputadas el sábado 26 de agosto, emparejó al Abanca Ademar León con el recién ascendido MMT Seguros BM Zamora. El conjunto entrenado por Rafael Guijosa tomó el mando del partido desde el primer momento, llegándose al descanso con un claro 17-10 para el conjunto leonés. Tras la reanudación, el partido estuvo marcado muchos minutos por las imprecisiones por parte de ambos conjuntos, imprecisiones que se tradujeron en un ‘desordenado’ intercambio de goles. Al final del tiempo reglamentario, el 32-22 a favor del equipo leonés le daba  el pase a la final, final en la que se enfrentaría al Recoletas At. Valladolid, que se deshizo sin mayores problemas del BM Villa de Aranda con un contundente 35-22.

 

En la gran final del domingo 16, que enfrentaba a los dos equipos con más solera de la Comunidad, el Recoletas At. Valladolid, espoleado por su afición, salió desde el pitido inicial a por el partido, aprovechando algunos desajustes en defensa del conjunto ademarista. El equipo vallisoletano fue mandando en el marcador durante casi todo el primer tiempo, con ventajas que llegaron a ser hasta de cuatro goles. Pero los cambios introducidos por Guijosa en ataque, destacando la efectividad de Pesic y Vejin, y la aportación de Cupara en la portería, llevaron al equipo leonés a ponerse por delante en el marcador, llegándose al descanso con 16-15 favorable al Abanca Ademar.

 

Tras el descanso, el Abanca Ademar se hizo con el dominio del partido, cimentado en una defensa más efectiva y con la ‘artillería’ leonesa con el punto de mira más acertado. Vejin, Vieyra, David Fernández y Costoya, perforaban una y otra vez la portería vallisoletana (5 goles en el haber de cada uno de ellos); y así, mediado el segundo tiempo, el Abanca Ademar rompió definitivamente el partido tras el 20-17, aumentando sus ventajas hasta el 31-24 final, inscribiendo su nombre en el palmarés de esta recién nacida competición como primer ganador de la Copa de Castilla y León de balonmano.

 

Los datos de la Final

Recoletas Atlético Valladolid (24): Javi Díaz (portero), Diego Camino (1), Nico López (-), Héctor González (-), Alex Garza (-), Roberto Turrado (-), Adrián Fernández (2), Fernando Hernández (3, 2p), Rubén Río (4), César Pérez (portero), Abel Serdio (3), Roberto Pérez (1), Gonzalo Viscovich (1), Jorge Serrano (2), Miguel Camino (2), Víctor Rodríguez (5).

Abanca Ademar León (31): Ignacio Biosca (portero), Sebastián Simonet (2, 1p), Predrag Vejim (5), Gonzalo Carou (-), Rodrigo Pérez (-), Diego Piñeiro (2), Federico Vieyra (5), Javier Teijón (portero), David Fernández (5), Vladimir Cupara (portero), Jaime Fernández (2), Acacio Marqués (2), Zivan Pesic (3), Alejandro Costoya (5), Adrián Casqueiro (-).

Parciales cada 5 minutos: 4-2, 7-4, 10-7, 12-11, 14-13, 15-16 -descanso- 18-20, 20-23, 20-23, 20-26, 22-26 y 24-31

Árbitros: Antonio Martín Franco. Excluyeron a Diego Piñeiro (7’), Héctor González ( 21’), Alex Garza (28’), David Fernández (41’), Rodrigo Pérez (49’)

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_gallery interval=»3″ images=»5420,5421,5422,5423,5424,5425,5426,5427,5428,5429″ img_size=»large»][/vc_column][/vc_row]